Posts

¿Qué es la celiaquía?

¿Qué es la celiaquía?

La celiaquía es una enfermedad crónica intestinal producida por una intolerancia permanente al gluten que contiene el trigo, la cebada, el centeno y la avena, que se presenta en personas con predisposición genética.

En las personas que padecen esta enfermedad, la proteína gliadina que está presente en el gluten, daña el recubrimiento del intestino impidiendo la absorción de nutrientes y provocando, si no se toman medidas a tiempo, una desnutrición grave.

Se calcula que el 1% de la población padece la enfermedad, aunque un porcentaje muy elevado (75%) están aún sin diagnosticar. Se puede detectar en los bebes cuando toman su primera papilla de cereales. Sin embargo, muchas personas pueden llegar  a la edad adulta sin que se les haya detectado la enfermedad ya que existen diferentes tipos de celiaquía y no siempre es fácil su diagnóstico.

Tipos de celiaquía:

Sintomática: la persona presenta síntomas muy diversos como diarrea, hinchazón abdominal, pérdida de peso, pérdida de apetito, heces pálidas y de olor nauseabundo, dolor muscular y articular, incapacidad de aumentar de peso, fatiga, vómitos, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, tristeza), carencia de nutrientes, anemia…

Subclínica: no existen síntomas ni signos a simple vista, pero el resto de pruebas diagnósticas que se realizan (pruebas serológicas, histológicas y genéticas), sí son positivas.

Latente: personas que en un momento determinado, consumiendo gluten, no tienen síntomas y la mucosa intestinal es normal.

Potencial: personas que nunca han presentado ningún signo de la enfermedad pero poseen una predisposición genética para ella.

Las causas principales de la celiaquía pueden ser: componentes genéticos, alergias alimentarias, intolerancia al gluten o una reacción autoinmune anómala.

Si sospechas que puedes padecer celiaquía, debes ir a tu médico de cabecera para que te prescriba un examen clínico y una analítica de sangre. Si las pruebas salen positivas, el tratamiento consistirá en hacer una serie de cambios en tu dieta que permitan a tu intestino recuperarse de los daños ocasionados por el consumo de gluten y pueda empezar a absorber los nutrientes de forma adecuada.

También es conveniente que te hagas la prueba de intolerancia a la lactosa ya que es frecuente que ambas intolerancias se den al mismo tiempo. Son muchos los casos de celiaquía que se detectan tras una prueba positiva de intolerancia a la lactosa.

Para más información: www.70h2o.com/contacto

0