Posts

¿Qué controla tu apetito?

¿Qué controla tu apetito?

El apetito es una sensación que no depende del estómago sino del cerebro que continuamente está tomando nota de la cantidad de glucosa, aminoácidos, grasas y otras sustancias que hay en sangre y en cuanto advierte que las reservas nutritivas del organismo están bajas, manda avisos al cerebro para indicarnos que es hora de comer.

El nivel de azúcar en sangre (glucemia), es el encargado de enviar estos avisos y regular la ingesta de alimentos. Cuando el nivel de azúcar en sangre es bajo (hipoglucemia), se estimula el centro del hambre localizado en nuestro cerebro induciéndonos a comer, mientras que si los niveles de azúcar en sangre permanecen constantes, se estimula el centro de la saciedad, deteniendose así la sensación de hambre.

El primer síntoma de hambre, que todos hemos experimentado en más de una ocasión, es un desasosiego, seguido quizá por cierta irritabilidad o nerviosismo que termina convirtiéndose en una sensación incómoda de vacío que puede incluso llegar al dolor, si no ingerimos alimento alguno en varias horas.

Generalmente sentimos hambre cuando nuestro organismo tiene la necesidad física de alimento, podemos decir que el apetito es una señal de superviviencia del cuerpo, nos está avisando que necesitamos ingerir nutrientes para poder seguir funcionando eficientemente, aunque no siempre ocurre así.

Un ejemplo es lo que les sucede a muchas personas que están enfermas y pierden el interés por la comida cuando, por el estado físico en el que se encuentran sus cuerpos, requerirían una mayor cantidad de nutrientes para reponerse. Otro ejemplo sería el de las personas que padecen diabetes, su sangre presenta un elevado nivel de glucosa pero como ese azúcar no puede entrar en la célula debido a la falta de insulina, el centro de saciedad no recibe la información necesaria para que se detenga la ingesta de alimentos y seguirán sintiendo apetito mientras no tengan bajo control la enfermedad o el caso, cada vez más habitual, de la persona que teniendo reservas de sobra en su organismo (sobrepeso), calma sus tensiones comiendo sin control haciendo oídos sordos a los mensajes de saciedad que llegan a su cerebro.

Si somos aficionados a la “comida basura” no nos puede extrañar que al poco de haberla ingerido volvamos a sentir hambre, la razón es simple, la «comida basura» aporta únicamente calorías vacías, es decir, nos engorda pero no nos alimenta al carecer de los nutrientes que necesitamos.Para tener nuestro apetito bajo control, debemos ser mucho más exigentes con lo que comemos y optar en lo posible por alimentarnos a base de  alimentos frescos que nos aportan un elevado contenido en vitaminas, minerales y fibra así como todos los nutrientes que nuestro organismo necesita. De esta manera conseguiremos mantener nuestros niveles de azucar en sangre estables, el centro de saciedad activado y nuestro peso controlado.

Para más información: www.70h2o.com/contacto o si lo prefieres, puedes dejarnos tu comentario más abajo.

0