Posts

Manten tu cuerpo bien hidratado en verano

Manten tu cuerpo bien hidratado en verano

Durante los meses de verano las pérdidas de líquido que sufre nuestro organismo, en forma de sudor, aumentan debido a las altas temperaturas y a la humedad ambiental, lo que incrementa considerablemente nuestras necesidades hídricas.

La mejor forma para cubrir nuestras pérdidas de líquido es ingerir agua, la bebida de hidratación por excelencia, pero no debemos olvidar que los alimentos que tomamos también pueden ser una buena fuente de hidratación Ej: frutas, verduras, zumos, sopas frías…

Los alimentos ingeridos a lo largo del día nos aportan entre 700 y 1.000 ml de agua/día, además durante el proceso de metabolización de los nutrientes que contienen también se genera cierta cantidad de agua que oscila entre los 200 y 300 ml (agua de metabolización), con lo que conseguimos un aporte diario de agua aproximadamente de 1.100 ml. Pero estas cantidades no son suficientes para mantener el balance hídrico que nuestro cuerpo requiere, es necesario un aporte extra de agua en forma de bebida para que las entradas de líquido a través de los alimentos, el agua metabólica y el agua de bebida, compensen las pérdidas de líquido que se producen a través de la orina, las heces, la respiración y el sudor.

Cualquier alteración en este balance puede dar lugar a efectos perjudiciales en nuestro cuerpo que debemos evitar a toda costa y para conseguirlo es imprescindible hidratarnos correctamente.

Cómo mantener tu cuerpo bien hidratado en verano

– Cuanta mayor sea la temperatura ambiental, la humedad y tu sudoración, mayores serán los aportes de agua de bebida que deberás ingerir. Recuerda que debes beber como mínimo de 6 a 8 vasos de agua al día (1,5 litros/día).

– Ingiere líquidos con mayor frecuencia, sobre todo si te expones al sol y practicas ejercicio.

– No esperes a tener sed para beber. Cuando sentimos sed, la deshidratación de nuestro cuerpo ya ha comenzado.

– Mantén la temperatura de los líquidos que vas a tomar entre 15-22 ºC. Temperaturas más altas o más bajas hacen menos apetecible el beber.

– No te desplaces a ningún lugar sin ir aprovisionado de tu botella de agua, ya sea que vayas a la playa, al campo o a pasear por la ciudad.

– El agua es la mejor opción para hidratar tu organismo, sobre todo si contiene sales minerales.

– Evita el consumo de bebidas deshidratantes como el alcohol y las bebidas con cafeína (Té, café, colas…). Si las tomas, acompáñalas de un vaso de agua para compensar su efecto negativo.

– Ten especial precaución con los niños y los ancianos a tu cargo, son los que tienen mayor riesgo de deshidratarse. Si no les apetece beber agua porque no les resulta apetecible, puedes proporcionarles agua con sabores (a limón, manzana, fresa), zumos de fruta, granizados, infusiones frías… lo importante es que estén hidratados en todo momento.

0

Añadir un comentario